He temido siempre indignar a la razón, pero nunca a los hombres - Conde de Mirabeau