Donde hay satisfacción no hay revoluciones - Confucio