Sin mujer al lado no puede el hombre ser en verdad perfecto - Ariosto