Entre su alma y la de un niño no había más diferencias que algunas cicatrices - André Maurois