En los mejores días del arte no existían los críticos del arte. - Oscar Wilde