Nadie se atreve a decir adiós a un hábito propio. Muchos suicidas se han detenido en el umbral de la muerte al solo recuerdo del café donde todas las tardes van a jugar su partida de dominó. - Honoré de Balzac