Los grandes hombres son siempre de una naturaleza originalmente melancólica. - Aristóteles