¿Por qué no salir de esta vida como sale de un banquete el convidado harto? - Lucrecio