El que lucha contra nosotros nos refuerza los nervios y perfecciona nuestra habilidad. - Edmund Burke