Elevemos una norma a la que el sabio y honesto puede reparar, y el resto está en manos de Dios - George Washington