La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo - Concepción Arenal