Tan prisionero se es con una cadena amarrada al pie como con una corona sobre la cabeza - Joaquín Dicenta