El ocio, en sí, por mucho que se le exalte, no hace nunca feliz. Sólo la libre expansión de las energías crea la felicidad. - Hermann Hesse