En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a prepararse para entrar en el camino de la dicha. - Wallace Stevens