El que conoce la verdad no es igual al que la ama. - Confucio