El amor o el odio hacen que el juez no conozca la verdad. - Aristóteles