Un instante de gozo del corazón vale más que dos horas de placer de los sentidos. - August von Kotzebue