Ciertamente, es agradable ver estampado el propio nombre; un libro es siempre un libro, aunque no contenga nada - Lord Byron