La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor - Aristóteles