Un príncipe que escriba contra la adulación es algo tan raro como un Papa que escriba contra la infalibilidad - Voltaire