Sólo los verdaderamente apasionados pueden ser verdaderamente fríos - José Bergamín