El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar que le llamen - Francisco de Quevedo