Un bombre, por muy malicioso que sea, nunca dirá ni tanto bueno ni tanto malo de las mujeres, cuanto ellas piensan de sí mismas. - Honoré de Balzac