Así corrompe el ocio al cuerpo humano, como se corrompen las aguas si están quedas. - Ovidio