Los corazones femeninos son como esos pequeños muebles bargueños, llenos de cajoncillos encajados unos con otros; después de lastimarnos y de rompernos las uñas en ellos, hallamos en el fondo alguna flor seca, vilanos de polvo, o bien !el vacio¡. - Gustave Flaubert