La paz no se escribe con letras de sangre, sino con la inteligencia y el corazón. - Juan Pablo II