En efecto, yo por la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios: con Cristo estoy crucificado - San Pablo