Los ojos son testigos más exactos que los oídos - Heráclito