No está en mi naturaleza ocultar nada. No puedo cerrar mis labios cuando he abierto mi corazón. - Charles Dickens