Yo que he tenido la mala suerte de que Dios se enamorara de mí. He quedado fuera del juego erótico - Ernesto Cardenal