No puedes confiar en tus ojos cuando tienes la imaginación desenfocada - Mark Twain