Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez, que sólo le falta abrir la boca para caer en ella - Séneca