Tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa - Friedrich Engels