Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón - Confucio