Matarse por no morir es ser igualmente necio y cobarde. - Francisco de Quevedo