La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros. - San Bernardo de Claraval