Una equivocación es necesariamente progenitora de otra - David Hume