Más difícil aún que llevar una vida ordenada es imponérselo a otros - Marcel Proust