El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos - Epicteto