Para ser libres hay que ser esclavos de la ley. - Cicerón