No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada. - Francisco de Quevedo