No te preocupes por el mañana, porque el mañana traerá sus propias preocupaciones. A cada dia le bastan sus quebraderos de cabeza. - San Mateo