Para poder escapar las penas eternas de la otra vida, procura sufrir tranquilamente por Dios los males de ésta - Tomás de Kempis