Por lo tanto, no juzgues haber alcanzado la paz verdadera por no tener pesadumbre ninguna - Tomás de Kempis