¡Cuántas mujeres hay a quienes una gran belleza no ha servido nunca más que para hacerles concebir la esperanza de una gran fortuna! - Jean de la Bruyère