Señor, el amor jamás espera a la razón. - Jean-Baptiste Racine