Sea cual sea el instrumento, y aunque esté tan desafinado como sólo el instrumento «hombre» puede llegar a estarlo, muy enfermo tendría yo que encontrarme para no conseguir arrancar de él algo digno de ser escuchado. - Friedrich Nietzsche