Lo que tiene alma se distingue de lo que no la tiene por el hecho de vivir. - Aristóteles