Suprime la vanidad en las mujeres y habrás suprimido la mitad, por lo menos, de ambición en los hombres - Jacinto Benavente