Compartir sin reserva alguna la fe de aquel que se ama, es una certidumbre de dicha - André Maurois